miércoles, 15 de abril de 2015

EL SÍNDROME DE LA ESPOSA TONTA



                                                  SÍNDROMES: CHAVES Y GRIÑAN

La misma estrategia utilizada por la EX-ministra Ana Mato, o la super esposa de Bárcenas, para desvincularse de la corrupción de sus esposos, fue la adoptada por la Infanta Cristina para defenderse de las “ofensivas acusaciones del juez Castro sobre su implicación en el caso Nóos.” En los tres casos, las tres esposas aseveraron la misma cosa: “Eso lo lleva mi marido” singularizando “El Síndrome de la esposa idiota”.

Pues bien, en estos días en que hemos vuelto a ver fantasmas (Griñán y Chaves en el TS) me ha parecido atravesar un túnel del tiempo cuando he padecido el castigo de escuchar las manifestaciones de ambos, a su salida del TS, tras declarar por el horripilante e indigno fraude de los ERE en Andalucía.
 Sirva de premisa que, Manuel Chaves lo ha sido todo en el PSOE y en Andalucía, presidente de la Junta de Andalucía durante 19 años y presidente del PSOE durante otros 12, para dar respuesta a los interrogantes surgidos tras la pantomima de discurso estratégico que han proferido ambos.

 “Jamás durante mi presidencia en la Junta de Andalucía se adoptó una decisión ilegal ni se impulsó una ilegalidad". - Entonces habrá que encarcelar a los jueces y a la Guardia Civil, por instruir un fraude de más de 800 millones de euros (más de 140 mil millones de pesetas) no sujetos a ningún procedimiento reglado.

 "Las ayudas sociolaborales impulsadas por mi Gobierno "solo pretendían crear un efecto positivo en los trabajadores con el fin de luchar contra el paro y el desempleo". - Pues eran fondos públicos que se destinaron a empresas afines del PSOE, a particulares, a agrupaciones socialistas, a conseguidores, a sindicalistas, a familiares...

 "Si hubo una persona que usó los fondos fraudulentamente será el juez quien lo dictamine". - ¿SI hubo? ¿Una persona? ¿Fraude? Esta respuesta la dejo en blanco para que la conteste Iker Jiménez en Cuarto Milenio.

 Sobre las transferencias al Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) de 2000 y 2001: “En el año 2001 no conocía nada de esto, lo he conocido con posterioridad al preparar mi declaración en la Comisión de Investigación del Parlamento de Andalucía.” - Como Lola Flores. Y haciendo gala de la canción de Aute :“Pasaba por aquí”.

 Sobre las transferencias de financiación en la Junta de Andalucía, que existían en la partida 31.L (más de 800 millones de euros...): “No conocía esta partida porque en el Consejo de Gobierno no se discuten partidas sino capítulos y las necesidades para cada una de las Consejerías. Los presupuestos en el Consejo de Gobierno se aprobaban con la convicción que cumplían todos los requisitos legales y cumplían todas las normas. - El Consejo de Gobierno está formado por el Presidente y todos los consejeros (No solo el golfete de turno de Empleo. Economía y Hacienda, también). Para mover un euro es necesaria la aprobación del Consejo de Gobierno.

En cuanto a los presupuestos, “ ...se aprobaban con la convicción...”, Las sesiones del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía no están presididas por un dogma de fe o la confianza en tres amiguetes, no, sino por el principio de legalidad al que están sometidos todos.

 “Nunca despaché con un director general, sólo despachaba con consejeros y ningún consejero me puso de manifiesto ninguna ilegalidad en estas ayudas. Si los interventores no hicieron llegar al Consejo ningún informe de actuación sería porque no era necesario.” - Y tampoco despachaste con el ordenanza que hizo las fotocopias ni con el administrativo que lo paso a Excel y no por eso estás eximido de cumplir la legalidad vigente. Decir que la Intervención no hizo ningún informe de actuación es como exonerar al “Dioni” de haber robado el furgón porque nadie en la empresa le advirtió de que no lo robara o porque ni los comunicados de buena conducta de la empresa ni el Código Penal iban a su nombre.

 “No conocí ninguna irregularidad en el sistema y, además, no lo hubiera permitido.” - Si no fuera porque es mentira habría que meterlo en la cárcel por inútil. ¡Ah, no, que estaba enajenado por el síndrome de la esposa tonta!

 “No conocí ningún informe, ni fui informado por ninguno de mis consejeros porque no consideraron la trascendencia de los informes de la intervención de 25/07/2005 de 2006.” - Pues nada, a partir de hoy me saltaré todos los semáforos en rojo porque nadie me ha informado de que haga lo contrario.

  “En los años que he estado de presidente de la Junta nunca he conocido personalmente al Interventor General de la Junta de Andalucía. Puedo conocer lo que dice mi consejero, pero no voy a decir que el interventor no cumplió su obligación. Si no elevó informe de actuación sería probablemente porque no advirtió ilegalidad alguna.” - A vueltas con lo del semáforo. Es como si me lo salto y el policía local de la zona no me multa, cogemos y le echamos la culpa a él en lugar de al infractor.

 “...desconocía que las ayudas se publicaban en el Boletín Oficial. No he conocido ni ese proyecto de decreto y por lo tanto tampoco su exposición de motivos.” - ¡Toma ya! a éste le dieron la Licenciatura de Derecho en el Leroy Merlin.

 “Lo que hacían los distintos directores generales no lo conocía a menos que me informara el correspondiente consejero.” - ¡Ay, Cristinaaaa!

 “Tenía la convicción de que el presupuesto, las transferencias y las modificaciones eran legales pero no podía conocer nada de la ejecución del presupuesto.” - ¿Tenías la convicción? Las responsabilidades, delegaciones de competencias, desconcentraciónes de poder, etc ¿se hacen por convicción o son procedimientos reglados normativamente? ¿Cientos de miles de millones de pesetas repartidos de forma irregular, no sujetos a normas, ni a publicidad, ni a concurrencia pública, sin filtros jurídicos, desatendiendo más de 15 informes de la Intervención General y todavía te queda alma para negar la evidencia?

 Que Griñán y Chaves nos ilustren con este rosario de barbaridades responde básicamente a una estrategia de defensa jurídica y no tendría mayor importancia si no fuera porque ambos están aforados por sus cargos públicos y por tanto deberían responder desde ese estatus. Pero lo que verdaderamente clama al cielo y no tiene ninguna explicación lógica es que a estas alturas, el PSOE de Pedro Sánchez y Susana Díaz, siga escondido en estratagemas y evasivas eludiendo sus responsabilidades.

 Con lo que se sabe ya, la decisión no es ni facultativa ni política sino de obligado cumplimiento por decencia y salud democrática. Los aforados tienen cubiertas de sobra sus garantías , y por tanto, queda al desnudo la actitud cobarde e injustificada de Susana Díaz y Pedro Sánchez que con su silencio permiten que nuestra comunidad autónoma siga desangrándose para escarnio público y detrimento del futuro de nuestros hijos.

 No existe una sola razón para que el PSOE no exija las actas de ambos y los suspenda cautelarmente y no hacerlo es infligir un daño incalculable a nuestra comunidad.

Si Griñan, Chaves, Viera, Zarrias, Moreno...son inocentes no deben temer nada, que abandonen sus actas de diputados y senadores y se sometan a un proceso judicial justo, como el de cualquier españolito de a pié. 

El aforamiento nace para proteger a un político con cargo público de coacciones o amenazas de otro político en el ejercicio de sus funciones públicas pero de ningún modo se fabrica para proteger a presuntos delincuentes, para eso está el sistema judicial al que todos estamos sometidos. Pero no podemos obviar que a quien corresponde imponer tales cesantías es al PSOE y no a los implicados y que esto no es un acto moral sino un deber legal y si no lo hacen es por un silencio cómplice o lo que aún es peor, porque hacerlo implica las repercusiones directas y personales que todos imaginamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario