jueves, 7 de mayo de 2015

JUNTA DE ANDALUCÍA: EL PARADIGMA DE LA "NO EMPRESA"

¡Ofu, quillo, la cosa está mu mala! ¡Dímelo a mí que lo estoy pasando fatal...! ¿Y tú, sigues trabajando? .-Sí, en La Junta de Andalucía-.¡Ostias, tú sí que sabes, eres un privilegiado!¡Ummmmmm.....Y UNA MIERDA!

Exacto, eso es lo que pienso de mi "No Empresa", que es una porción compacta de excremento humano que se expele por donde la espalda pierde desaforadamente su nombre ( entre nosotros, lo que viene siendo un mojón).

Y efectivamente, la ley es ventajista con las Administraciones Públicas, ya que en su vertiente laboral les permite realizar todo tipo de contrataciones laborales y abusar de las modalidades más precarias, utilizando la legislación para someter a miles de trabajadores. Sin embargo, ellas, que actúan como empresas y se benefician como tal de ello, a la hora de disponer de la relación laboral común de los empleados públicos, no cumplen la otra parte de la relación sinalagmática, no se comportan como empresarios ni atienden al arquetipo lógico de la contraprestación debida.

Ahora, que el despido en España es libre, no es difícil ver como las empresas, a través de los Recursos Humanos, dedican esfuerzos en la tarea de complementar la formación de sus trabajadores, reciclarlos, dotarlos de instrumentos modernos que encajen con los nuevos modelos productivos globalizados, transforman la flexibilidad interna en oportunidades de promoción profesional y sobre todo, atienden y hablan con sus trabajadores, habrá de todo pero las empresas decentes siguen haciendo esto.

La Junta de Andalucía desconoce cual es su función en la vertiente de empresario, ni falta que les hace. No reciben a sus empleados y te compelen a que presentes formularios y escritos para todo, que NUNCA son respondidos despreciando las reglas elementales para ampararse en el silencio administrativo, que no es otra cosa que la perversión del Derecho .

No existen Recursos Humanos en la Junta de Andalucía, los miles de trabajadores están abandonados a su suerte. Lo que sí hay es una entelequia llamada servicios de personal, que se dedican exclusivamente a atender situaciones administrativas básicas (nóminas, altas, bajas y poco más). El personal que trabaja en estos servicios no tiene ni se les exige formación específica en recursos humanos, absolutamente ninguna formación. No existen programas específicos de formación para las categorías profesionales de los trabajadores laborales de la Junta de Andalucía, no existe carrera profesional porque ni hay concursos de promoción, ni existen expectativas de futuro algunas. 

A la Junta de Andalucía le importa un bledo lo que le ocurra a sus trabajadores, no se preocupa de formarlos para un eficaz desempeño del puesto y ni mucho menos de la formación previa y actualizada que por sus propios medios adquieren estos. Puedes tener tres titulaciones universitarias superiores y más de 3000 horas de formación que a la hora de la verdad, antes de permitir que un trabajador que lleva 30 años en la empresa pueda optar a un puesto de superior categoría y funciones, lo ofertan a los servicios públicos de empleo para su cobertura o lo que aún es más sangrante, los cubren por libre designación de entre quienes no poseen la formación específica adecuada.

Por tanto, una empresa que no tiene Recursos Humanos, que no se dota de planes de formación, de planes de desarrollo personal y profesional, ni de ayudas de acción social, ni de instrumentos de planificación de plantillas, que no atiende en las coberturas a los principios esenciales que el ordenamiento prescribe (eficacia, eficiencia, mérito, capacidad...), que no cuenta con personal formado, que no convoca ni resuelve concursos de promoción profesional decentes, ni exige a sus trabajadores un reciclaje ni controla el rendimiento, ni planifica plantillas atendiendo a unos objetivos y sobre todo, que cercena las expectativas de proyecto personal y profesional de sus empleados, eso puede ser llamado cualquier cosa pero "No Empresa".


No hay comentarios:

Publicar un comentario