sábado, 25 de julio de 2015

ALGUNAS NOCIONES SOBRE VACACIONES ANUALES RETRIBUIDAS

 La semana pasada, unos trabajadores pertenecientes a una contrata (empresa de servicios  o Externalización) de las instalaciones públicas en las que trabajo me comentaron algunas imposiciones que los “Empresarios” que dirigen su actividad laboral han implantado con motivo del disfrute de las vacaciones anuales.

¡Si no aceptáis estas vacaciones, por necesidades del servicio, aplicaremos la ley y la empresa os impondrá 15 días de vacaciones cuando quiera, incluso fuera del periodo estival, y el trabajador otros 15 días, si se puede...!
O... ¡Este año le toca Agosto a fulanito (delator habitual) porque tiene más cargas familiares que tú o porque las ha pedido antes o porque lleva 5 años tomándolas!

Pues bien, vamos a plasmar unas cuantas nociones básicas sobre el régimen del disfrute de las vacaciones para que, en la medida de lo posible, nos pertrechemos a la hora de reivindicar nuestros derechos y no nos apliquen esa LEY tan particular que tienen las empresas y que solo ellas conocen.

1.- La cantidad de días que le corresponde a un trabajador es la que consigne su convenio colectivo aplicable, si éste no existe o no refiere nada, al trabajador le será de aplicación la norma básica estatal, el Estatuto de los trabajadores (ET) y por tanto le corresponderán, como mínimo, 30 días naturales al año.

2.- Si no existe Convenio Colectivo aplicable o éste no refiere nada, las vacaciones anuales retribuidas deberá solicitarlas el trabajador, como mínimo, con 2 meses de antelación y la empresa, previo mutuo acuerdo entre las partes y con 2 meses de antelación, también como mínimo, deberá autorizar las vacaciones solicitadas o denegarlas. Si tu empresa no cumple con el plazo mínimo de 2 meses o te deniega las vacaciones solicitadas o te impone un periodo vacacional no solicitado ni pactado, podrás demandar ante los juzgados de lo social en un procedimiento sumarísimo y que no ofrece dificultades para este supuesto además de no admitir recurso.

3.- Es decir, ni podemos imponer unilateralmente nuestras vacaciones, ni la empresa podrá hacer lo mismo. Es preciso el acuerdo o autorización para poder disfrutar las vacaciones.
No existen derechos preferentes para disfrutar las vacaciones ni condición más beneficiosa en cualquier trabajador que perjudique a otro (costumbre, razones de edad, cargas familiares, estudios, etc).

4.- La empresa no puede excluir un periodo de las vacaciones por motivos de productividad, SALVO, que lo diga el convenio colectivo y si es así, deberá realizar la preceptiva consulta con la representación de los trabajadores.

5.- No existe LEY en España que contenga referencia normativa a los 15 días impuestos por la empresa y 15 por el trabajador (salvo la particularísima LEY ad hoc del empresario).
¿Puede existir acuerdo para ello?¿Tácito o expreso? EXPRESO ¿Oral o escrito? ESCRITO. Y en todo caso, deberán respetarse los mínimos de derecho necesario que prescribe el ET, es decir, 2 meses de antelación, 30 días naturales, mutuo acuerdo...

6.- El sistema válido para asignar las vacaciones anuales retribuidas es el que diga el Convenio    Colectivo. NINGÚN acuerdo entre representantes y empresario puede alterar lo que diga el convenio y mucho menos contravenir al ET. Tampoco sería válido consignar pacto o cláusula alguna en el contrato de trabajo que contravenga lo anterior.

7.- ¿Puedo fraccionar mis vacaciones?¿En cuántos periodos? Nada dice el Estatuto de los Trabajadores, por tanto, el Convenio puede regular estos extremos. Si no existe convenio o éste no regula nada, “uno de los periodos será de al menos 2 semanas ininterrumpidas (Convenio OIT nº 132)”. Recordar que las vacaciones anuales retribuidas sirven para descansar de 11 meses de trabajo continuado y constituyen un derecho personalísimo e irrenunciable.

8.- Entonces, ¿Para qué los 2 meses de antelación? Debemos tener en cuenta que no estamos solos en el Universo mundial y que las personas “normales” precisan planificar con antelación suficiente sus vacaciones por motivos varios (hacerlas coincidir con las vacaciones del cónyuge o cualquier otra persona, reservar hoteles, billetes de transporte, espectáculos, etc). Por este motivo, las vacaciones deben estar acordadas, como mínimo, con 2 meses de antelación.
¿Quiere decir esto que la empresa podría cambiar el calendario de vacaciones si respeta este plazo? El calendario de vacaciones no podrá ser alterado sin causa justificada y sí aún así la empresa decide hacerlo el trabajador podrá demandar, ganar e incluso recibir indemnización por los perjuicios derivados de la alteración ( billetes, hoteles, etc.).

9.- ¿Cuánto debo cobrar estando de vacaciones? Las vacaciones anuales retribuidas tienen por objeto situar al trabajador durante las mismas en iguales condiciones que cuando está trabajando, lo contrario sería perjudicar al trabajador por motivo del disfrute de sus vacaciones y a su vez podría desincentivar las ganas de disfrutarlas.
Nos deben pagar TODOS los conceptos salariales incluyendo pluses, incentivos, etc. TODOS, de manera que el trabajador perciba durante sus vacaciones el mismo salario que cuando está trabajando...”el promedio de sus retribuciones normales”. Recientemente, se ha publicado una sentencia del TJUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea) , que interpreta el Convenio de la OIT nº 132 y las Directivas Comunitarias que versan sobre las vacaciones y  condena a la empresa a pagar a un comercial, en el mes de vacaciones, la media de las comisiones por venta que viene percibiendo los meses de trabajo. Es decir, venía percibiendo, por ejemplo, 1500 euros mensuales de promedio por comisiones por venta y durante el mes de vacaciones, para no perjudicar económicamente al trabajador por irse de vacaciones, se le retribuye con 1500 euros por comisiones por venta. De lo contrario, se estaría persuadiendo al trabajador del disfrute de sus vacaciones o incluso pervirtiendo el espíritu de las mismas ya que, el comercial, podría verse coartado a cambiar dicho disfrute, por ejemplo, descansando una semana cada mes del verano para poder disfrutar de comisiones por ventas todos los meses.

Si conoces tus derechos podrás hacerlos valer y obligarás al empresario a formarse y actualizarse y sobre todo a guardar en el cajón del olvido esa LEY tan particular, sesgada y que no produce efectos jurídicos, entre otras cosas porque no existe. El derecho es más un producto social que una elaboración doctrinal.

“El pueblo que no lucha por su Derecho, no merece tenerlo- Rudolf Von Ihering”

No hay comentarios:

Publicar un comentario