miércoles, 9 de marzo de 2016

LAS HORAS EXTRAS SON ILIMITADAS...


 ¿Podemos asegurar que los trabajadores pueden hacer horas extraordinarias ilimitadas si se compensan con descanso?

Si tuviera que resumir la respuesta a esta pregunta, en una sola palabra, diría que la respuesta es .

Recordemos las connotaciones básicas del régimen jurídico de las horas extraordinarias:

- Son horas extras aquellas que rebasen los límites de jornada establecidos en el convenio colectivo aplicable, con la reducción proporcional en el caso de contratos a tiempo parcial.

- La realización de horas extras tiene carácter voluntario salvo que se disponga otra cosa en el convenio colectivo aplicable o el contrato de trabajo.

- Son obligatorias las horas extras de Fuerza Mayor "en casos de prevención o reparación de siniestros o daños extraordinarios o urgentes".

- Los trabajadores a tiempo completo tienen limitada la realización de horas extras en un número de 80 horas anuales y este límite no es dispositivo para arriba, es decir, en ningún caso podrán realizarse 81 horas extras pero sí 79, 40 o ninguna, salvo las de fuerza mayor.

Bien, hasta ahora nos hemos referido a las horas extraordinarias establecidas en el Estatuto de los trabajadores, el convenio colectivo o el contrato con carácter retribuido. 
Pero aparte de estas horas extras retribuidas existen horas extras que no se retribuyen y que no tienen límite "siempre que sean compensadas con horas libres dentro de los 4 meses siguientes a su realización". Pero ojo, que si no dice nada el convenio colectivo o el contrato las horas extras no se pueden retribuir AUNQUE sí compensar.

Y es hasta aquí donde quería traer el artículo de hoy. Muchas empresas con ocasión de la crisis han realizado numerosos despidos de carácter objetivo y ahora que empieza a dinamizarse la actividad productiva no quieren recurrir a formalizar contrataciones y es donde entra en juego la fórmula de compensar las horas extras realizadas con horas libres dentro de los 4 meses siguientes.

La jugada es maestra, no se retribuyen y no tienen límite y encima se ahorran las contrataciones. Por tanto, el precepto estatutario que limita a 80 el número de horas extraordinarias al año solo opera en el caso de las horas que se retribuyan (que son las que diga el convenio colectivo o el contrato) pero no en el supuesto de que se compensen en horas libres.

¿Y qué es lo que está pasando?


 Y ese es el problema, que los RR.HH de muchas empresas utilizan las posibilidades que les da la norma para llamar "eficiencia" a lo que es una práctica censurable y poco solidaria con nuestro sistema y mercado de empleo. 

Si a esto le unimos la recurrente forma de acudir a otro precepto estatutario, el 34.2 del ET que permite la distribución irregular de la jornada de trabajo de hasta un 10% anual, en defecto de pacto, podríamos entender que las reformas laborales están construidas sobre la base de los beneficios empresariales y el empeoramiento de las condiciones de los trabajadores y no precisamente para crear empleo sino más bien todo lo contrario.

En un próximo artículo propondré algunos "consejos" para dificultar la labor de las empresas que utilizan estas prácticas poco recomendables.







No hay comentarios:

Publicar un comentario